martes, 11 de octubre de 2011

El triunfo en la vida

Así comenzó todo, charlando con mi amigo.
Estabamos asombrados por lo que la gente cree que es el éxito y por el precio que pagan por alcanzarlo. Estábamos tratando de rescatar, a nuestro entender, lo verdaderamente importante, buscando ejemplos de gente feliz y él recordó un poema que le dieron una vez hace más de 30 años, cuando era chico. Lo buscó, me lo envió por email, me gustó y decidí compartirlo.



"El triunfo en la vida no es de aquel que se adelanta empujando,
soberbio, altanero, prepotente, pasando por encima de todo y de todos;
es más bien, de aquel que supo esperar y ceder el paso,
y respetar en los demás su propia dignidad;
es de aquel que supo rescatar silenciosamente de la paciencia sufrida y de la vigilia angustiosa
el valor de seguir adelante después que otros ya se hayan adelantado"


Se me venía a la mente, la fábula de la liebre y la tortuga. Todos queremos correr rápido como la liebre, llegar primero y sin embargo, la cuestión no es llegar primero, sino saber llegar! Pensaba que la carrera es CONTRA NOSOTROS MISMOS, contra nadie más. Todo lo demás es secundario.

Me vino a la mente también, una escena de la película infantil CARS, cuando en la famosa carrera de la "Copa Pistón", que el Rayo McQueen soñaba con ganar, uno de los contrincantes sufre un terrible accidente. En ese momento se le presenta la disyuntiva: termina y gana la carrera (venía primero) o se detiene y ayuda al herido?. Entonces  demuestra su grandeza, dejando que el tercer oponente (soberbio y altanero) la gane mientras él regresaba para socorrer al otro. Lo empuja para que termine su última carrera y él queda tercero!
Me hizo pensar, sí, perdió la carrera, pero ganó algo muchísimo más importante. Dignidad y autorespeto.

Muchas veces me sentí así, viendo que otros llegaban primero, o sintiendo que me quedaba en el camino y  mi gran amigo el piloto, me hizo entender que querer continuar a pesar de todo, nos hace parte de un selecto grupo de personas que perseveran.

Sigamos adelante, cultivemos bienestar y belleza interior. Repito, no importa llegar primeros, lo que importa es saber llegar! Sembremos cosas lindas ya que será eso mismo lo que cosecharemos.

Y como decía un locutor de una radio barrial que escuchaba de chica: "CHIQUITA, NO TE ME QUEDES" y agrego, NO SE ME QUEDEN!! :)

Buen comienzo de semana,
Cariños

7 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

No hay que quedarse. No tenemos la opcion de rendirnos.

Pero a veces, es tan duro!

Un abrazo.

andré de ártabro dijo...

Totalmente de acuerdo contigo , esas actitudes son las que te hacen sentir felicidad.
un beso

David C. dijo...

Excelente. Gracias por compartirlo.

María Beatriz dijo...

Excelente reflexión!

Besos

Dragonfly dijo...

Muy buena reflexión para esta noche de lluvia.

Saludos!

Teyalmendras dijo...

Siempre que paso por aki, me marcho pensando...

Saludos almendrados ;)

Gamar dijo...

¿Pero llegar a dónde?
Es fácil verlo en la metáfora, pero en la vida...
O yo soy tan raro que no entiendo a dónde quieren llegar?
Saludos desde muy lejos.