miércoles, 25 de agosto de 2010

Excusas


Se dice que muchos años atrás el Virrey de Nápoles hizo una visita a Barcelona, España. En el puerto había un barco de remos, una galera, con prisioneros condenados a remar, castigo usual para la época. El Virrey se acercó a los prisioneros y les preguntó que había pasado, que los había llevado a estar ahora en esta situación. Así escuchó de primera voz terribles historias.


El primer hombre dijo que estaba allí porque un juez aceptó un soborno de sus enemigos y lo condenó injustamente. El segundo dijo que sus enemigos habían pagado a falsos testigos para que lo acusaran. El tercero dijo que había sido traicionado por su mejor amigo, quien escapó de la justicia dejándolo. Y así por el estilo.


Finalmente el Virrey dio con un hombre que le dijo: “mi Señor, yo estoy aquí porque lo merezco. Necesitaba dinero y le robé a una persona. Estoy aquí porque merezco estarlo.”


El Virrey quedó absolutamente anonadado y volviendo sobre el capitán del navío de esclavos dijo: “aquí tenemos a todos estos hombres que son inocentes, están aquí por injustas causas, y aquí este hombre malvado en medio de todos ellos. Que lo liberen inmediatamente, temo que pueda infectar a los demás”.

De esta manera el hombre que se había confesado culpable fue liberado y perdonado, mientras aquellos que continuaban excusándose a si mismos volvieron a los remos.


Dicen que es una historia verdadera y que la moraleja es bastante obvia... Será así?
Hablamos de las excusas y su poder, de cómo nos encadenan y mantienen sujetos en un determinado orden de cosas.
Yo sigo diciendo lo mismo, somos nosotros quienes tenemos el poder de cambiar nuestra situación, nuestra realidad si de verdad lo queremos.
Por supuesto nos podemos haber equivocado en el pasado, no somos perfectos, pero lo que cuenta es darse cuenta y darle para adelante!!!
Por otra parte, muchas veces también nos vemos inmersos en situaciones por causa de otros, pero que eso no nos amilane. Podemos no tener el control sobre factores externos pero sí podemos tenerlo sobre cómo reaccionamos nosotros!!! Y yo bueno, yo quiero ser de este tipo de gente! Ustedes?

Buenas tardes!!

5 comentarios:

Petardo Contreras dijo...

Nop
Hay que hacerse cargo y sin excusas!
o no??

Epístola Gutierrez dijo...

En la anécdota de los remeros, como en todas las situaciones de vida, quienes no se hacen cargo y tiran sus culpas sobre otros no sólo no pueden cambiar su situación sino que son los únicos que se créen su fábula inventada.
Totalmente de acuerdo con vos, podemos cambiar, podemos mejorar, tenemos poder sobre nuestras vidas.
Un beso.

Stella M. Alonso dijo...

Es la diferencia entre pararse en el lugar de victima, sin capacidad de acción, o sentirte responsable y desde allí poder generar un cambio.

Besos

Paula dijo...

No conocía esta historia, está muy buena!!

Mirá, prefiero no escudarme detrás de excusas, aunque no te niego que alguna vez lo habré hecho, con el fin de no herir susceptibilidades, pero opto por manejarme de manera directa. Lamentablemente, muchas personas no opinan igual y se alejan, pero eso ya lo dejo a criterio del otro.

Qué difíciles son las relaciones humanas!!!

Besos enormes, que tengas un lindo lunes!!!

Princesa Adora dijo...

Gracias mil a todos por comentar. Este intercambio es enriquecedor! Buen comienzo de semana para todos!