martes, 1 de marzo de 2011

La confianza y la moneda...


Durante una batalla, un general japonés decidió atacar aún cuando su ejército era muy inferior en número. Estaba confiado que ganaría, pero sus hombres estaban llenos de duda. Camino a la batalla, se detuvieron en una capilla. Después de rezar con sus hombres, el general sacó una moneda y dijo, "Ahora tiraré esta moneda. Si es cara, ganaremos. Se es cruz, perderemos. El destino se revelará".
Tiró la moneda en el aire y todos miraron atentos como aterrizaba. Era cara. Los soldados estaban tan contentos y confiados que atacaron vigorosamente al enemigo y consiguieron la victoria. Después de la batalla, un teniente le dijo el general,
"Nadie puede cambiar el destino".
"Es verdad", contestó el general mientras mostraba la moneda al teniente, que tenía cara en ambos lados.

Leyendo esto pensaba en lo importante que es la CONFIANZA en uno mismo.
También pensaba cuántas veces nos ayuda cuando alguien nos demuestra que CREE en nosotros. Es como que eso nos devuelve poder, nos inspira a conseguir la meta y a no defraudar a quien nos apoyó.
Pienso esto y no puedo dejar de agradecer a mis padres que cuando lastimada, nunca dejaron de hacerme sentir importante y me demostraron su confianza y su completo apoyo.

Por otra parte, la confianza nace dentro nuestro, pero creo que no es algo que se decide tener de un día para el otro, pienso que es una consecuencia también de nuestra realización personal, de la satisfacción del deber cumplido, de cultivarnos previamente.

Forma parte de una vida plena y llena de bienestar.
A trabajar para conseguirlo. Hay mucho por hacer, no?


Cariños!!!

6 comentarios:

Dragonfly dijo...

La confianza hace de uno cosas maravillosas...

Saludos :)

María Beatriz dijo...

Muy buena historia!
Cuando uno se propone algo es fundamental tener confianza en uno mismo para llegar a lo que queremos. Pero a veces necesitamos que alguien tenga confianza en nosotros y nos lo diga...

Saludos

Marga dijo...

Es cierto eso, cuando alguien cree en nosotros nos devuelve el poder.

Besos.

Epístola Gutierrez dijo...

A veces me vendría bien tener una moneda con dos caras.
Estoy totalmente de acuerdo con vos, Y es algo para trabajar contínuamante. Si creemos en nosotros mismos toda batalla está ganada, más allá del resultado.
Te dejo un beso.

Mai dijo...

Donde se consiguen esas moneditas???
jaja

Besos princess!

Lolita y El Profesor dijo...

¡Ah, la confianza! Ese primer peldaño de la escalera que nos lleva al amor. ¡Qué tema!
¿Sabe? Two-Faces, en la última de Batman hacía lo mismo con una moneda de dos caras y decía más o menos lo mismo acerca del destino. ¿No la vio?

El Profesor