domingo, 2 de octubre de 2011

Las dos vasijas




"Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaba a los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros.

Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba toda el agua al final del largo camino a pie, desde el arroyo hasta la casa de su patrón, pero cuando llegaba, la vasija rota sólo tenía la mitad del agua. Durante dos años completos esto fue así diariamente, desde luego la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque sólo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación.

Después de dos años, la tinaja quebrada le habló al cargador diciéndole: "Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas sólo puedes entregar la mitad de mi carga y sólo obtienes la mitad del valor que deberías."

Éste le dijo compasivamente: "cuando regresemos a la casa, quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino". Así lo hizo la tinaja. y en efecto vio muchísimas flores hermosas a lo largo, pero de todos modos se sintió apenada porque al final, sólo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar.

Él entonces le dijo:

-¿Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino? Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los días las has regado y por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi maestro. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza.

Cada uno de nosotros tiene sus propias grietas. Todos somos vasijas agrietadas, pero debemos saber que siempre existe la posibilidad de aprovechar las grietas para obtener buenos resultados".


Conocía la historia, pero recuerdo que la primera vez que la escuché, me impresionó. Me quedé asombrada de la viveza del cargador, de cómo supo aprovechar los talentos de la vasija nueva y de la vasija agrietada.
Me pensaba como hija, cuántas veces habré sido/soy una tinaja nueva y cuántas otras la agrietada?
Me pensaba como madre, seré capaz de hacer como el cargador y aprovechar los talentos y capacidades únicas que tenga mi hijo? Podré enseñarle a aceptarse, a amarse y a ser siempre lo mejor de él, sin compararse con los demás?

Por otra parte, aprendí que a veces, lo mejor está en el camino y no en el destino. Y que mientras más "flores" plantemos y reguemos a nuestro alrededor, más embelleceremos el paisaje.

Y también aprendí que cuando somos más humildes, por lo general ayudamos más que cuando somos orgullosos y nos jactamos de nuestra supuesta perfección. La humildad nos hace maleables, adaptables y compasivos.

Me gustó y me sirvió, deseo que a Uds. también!
Aceptarnos, amarnos, dar lo mejor de sí, eso también es BIENESTAR!

Cariños!

7 comentarios:

María Beatriz dijo...

Cuando recibí ese texto por mail, parecía escrito justo para mí que estaba pasando un momento difícil.

Muy buenas tus reflexiones!
De nosotros depende...

Besos

andré de ártabro dijo...

Hace mucho mucho , creo haber leído ese texto en algún libro de Anthony de Mello, en su momento me marcó (para bien) mi vida y hoy al volverlo a leer he vuelto a sentir algo especial .
Gracias por traerlo.
Un beso

El Gaucho Santillán dijo...

Que buena paràbola, y que excelente enseñanza.


Me encanta.

Un abrazo.

Princesa Adora dijo...

Ma Beatriz, sí, de nosotros depende.

André, de nada, para eso está el blog, para todo lo que nos hace bien!


Gaucho, me alegro que le guste!!!!


Gracias a todos por comentar!!!
:D

Dragonfly dijo...

Muy buena historia, siempre me ha gustado mucho :)

Teyalmendras dijo...

Cada entrada una experiencia, el sabor que da n las pabras con sentido.
saludos. ;)

Princesa Adora dijo...

Dragonfly, tenés buen gusto!

Teyalmendras, gracias!!!! :D Todo un halago viniendo de alguien con una prosa y una, sobre todo poesía, como la suya!!! :D


Gracias por comentar!!
Saludos!