domingo, 17 de julio de 2011

La Ley de la Administración del Mundo


"Si quieres ser feliz durante toda una vida, ayuda a la generación siguiente"
Proverbio Chino


..."La búsqueda de bienestar personal es una ilusión si no estamos comprometidos con el bienestar de todo el universo. No estamos solos.
Es la Ley de la Administración del mundo que nos hace darnos cuenta de la interdependencia de todas las cosas. Todo lo que hacemos tiene efecto para bien o para mal, sobre nuestro bienestar, y en último extremo, sobre el bienestar de la tierra. Su mandato es revolucionario: estamos llamados a vivir nuestras vidas con una consideración adecuada por los demás.
Las consecuencias de esta ley son enormes, su aplicación es sencilla y compleja a la vez.  Pues esta ley requiere de nosotros nada menos que examinemos y despertemos nuestra conciencia para que veamos cómo toda la vida está relacionada entre sí.


En realidad, "no poseemos" nada. Podemos utilizar algo durante un tiempo pero no lo poseemos. Lo transmitimos o lo descartamos. Ni una sola cosa es nuestra en términos de propiedad absoluta.
Este concepto de propiedad queda empequeñecido por una idea más general llamada de Administración del Mundo. Aquí se subraya principalmente la responsabilidad que tenemos todos de dejar este mundo en un estado mejor que como lo encontramos cuando llegamos a él.
En ningún aspecto es más evidente la necesidad del papel de administradores del mundo que en la conciencia ecológica que se está despertando. La administración del planeta reúne fuerzas económicas, sociales, vocacionales, jurídicas, políticas, médicas, estéticas y espirituales.
Esta ley nos exige que traspasemos el planeta a generaciones futuras en un estado mejor que en el que lo encontramos. Históricamente no hemos obrado bien en este sentido. La restauración necesaria afecta a todos  los aspectos de nuestro modo de vida:  desde nuestras compras, pasando por el tamaño que decidimos para nuestra familia, hasta nuestras decisiones en cuanto a nuestro tiempo libre.


Sin embargo, no tenemos que necesariamente formar parte de un movimiento para conocer el poder de esta Ley. El papel de administradores adquiere el carácter de urgencia en nuestras propias casas y en nuestros lugares de trabajo diario. ¿Estamos enseñando a nuestros hijos valores basados en la práctica adecuada del consumo, la conservación, la duración, el reciclaje, la calidad, la artesanía; basados todos ellos en la satisfacción de necesidades auténticas? ¿ O seguimos promoviendo el consumo desconsiderado, la obsolescencia intencionada y la satisfacción de las necesidades creadas artificialmente por la publicidad?


Esta Ley pide un cambio personal. Por ejemplo cuidar el agua al cepillarse los dientes o bañarse.
Muchas personas rechazan por irrelevantes, tales actos pequeños. ¡ Cuando asociamos esta ley con la Ley de la Responsabilidad Personal, todos nuestros pequeños actos prácticos de todos los días crearán una sinergia que contribuirá a nuestro bienestar y al de la tierra al mismo tiempo.
Las oportunidades para la administración del mundo se encuentran en todas partes. Se aplica en la esfera económica (debemos dejar la economía de nuestro país, mejor que como la encontramos). Tiene aplicación en nuestro trabajo, en nuestras relaciones personales, incluso a nivel espiritual. Nuestra vida no es nuestra, reconozcámoslo, es un regalo, entregado libremente por el dador último. Como administradores propongámonos devolver otro regalo a cambio; el regalo de nuestras vidas. Es lo único que podemos hacer para agradecer todo lo que se nos ha dado.


En último extremo, esta ley requiere de nosotros que gestionemos nuestras vidas de tal modo que tengamos en gran estima el bienestar de los demás y dejemos las cosas mejor que como las encontramos. Todos somos administradores. Estemos a la altura de nuestras responsabilidades"...

Me gustó mucho. Esta ley implica vivir pensando en los demás. Tomar conciencia que todo lo que hagamos o dejemos de hacer nos afecta a nosotros y a nuestras generaciones futuras. También enseña que el cambio empieza por casa y uno nunca sabe la influencia que podemos llegar a tener con nuestros actos, sean estos responsables o no.
Por último, coincido, esta vida es un regalo. Vivamos de tal forma que sea nuestro regalo a Dios.
Pensar en estas cosas y vivir de esta manera, es también, una vida de bienestar.

Cariños

6 comentarios:

EL AVE PEREGRINA dijo...

Adora, una gran entrada reflexiva nos dejas, claro que debemos comprometernos y dejar lo mejor que podamos a nuestro futuro, a nuestras generaciones venideras y asi sucesivamente y todo debiera ir mejorando...hasta llegar a los sublime y hermoso.

Un abrazo.

Teyalmendras dijo...

Solo tomando verdadera conciencia de la importancia de las cosas y los afectos cercanos, podemos dar valor a nuestras propias vidas, disfrutarlas en cada uno de sus instantes.
Interesante entrada.
Saludos ;)

David C. dijo...

Vamos bien princesa. Saludos.

María Beatriz dijo...

Es necesario dejar el individualismo y trabajar desde donde uno puede para hacer de este mundo un lugar mejor para vivir nosotros y también para las generaciones futuras.
Muy buena reflexión!
Gracias.

Besos

Luján Fraix dijo...

HOLA PRINCESITA
BUENA TU ENTRADA, PARA PENSAR.
DESDE NUESTRO LUGAR TRATAR DE DAR LO MEJOR PARA MEJORAR EL ENTORNO. NO SER EGOISTAS Y COMPROMETERNOS CON LA REALIDAD.

BESITOS
BUENA MANERA DE TOMAR CONCIENCIA.

CARIÑOS.

PD. GRACIAS POR TUS LINDOS COMENTARIOS.
LA PINTORA JAPONESA ES RARA, SUS RETRATOS SON NIÑAS QUE MUESTRAN SU DESPERTAR A LOS PLACERES.

SALUDITOS.

nadasepierde dijo...

Totalmente de acuerdo! el compromiso tiene que ser de todos, en lo poquito que podamos hacer. Vivimos acá, lo bueno seria que casa uno, cuando lo deje, lo deje un poquito mejor que lo encontró, No es tan dificil, despues de todo!

un beso